May 08, 2010

Hoy, va de niños...


Ayer en la noche estaba terminando de editar unas fotos para el álbum del hijo (arriba a la derecha, en el cuadro de fotos) de unos amigos que viven acá y como somos siempre los mismos, pues yo vengo a ser  la tía  cara de culo-burda de ogra del enano en cuestión, que la verdad es que me arruga el corazón cada vez que me mira con esos pedazos de ojos que se gasta y por la manera en que se deja querer. Sus padres se quedan locos de como se comporta conmigo aunque le haga mil y una maldades, que van desde quitarle el tetero y morderle los pies en plena comida (detesta que lo interrumpan cuando come y llora como un descosido) o que se duerma en mi pecho cuando odia, según ellos, dormir boca abajo y encima quedarse como si le hubiese metido un par de valium,  o cuando simplemente me tira los brazos para que lo agarre y luego se me queda mirando fijo por mucho rato hasta que le pongo cara de: -Di lo que tengas que decir o vete a la mierda- y él solo sonríe y me da un abrazo de bebé que solo el que los siente, sabe que eso es un abrazo.
Pues bien, terminando de editar y diagramar, llame a casa para saber de los míos, sobretodo de la última adquisición de las joyas familiares: Lorenzo (el mega gordote de la izquierda en el medio), para ver como estaba y felicitarlo por sus primeros 7 meses de vida (y sus rimbombantes 9 kilos y  casi 80 cm de largo. El sinvergüenza ya está apurándose a caminar). Para saber como están mi Fifi y Santi que tienen más cuentos que  Las fábulas de Esopo de lo anecdóticos que han salido y para escuchar como mi pequeña Jolie me dice al Skype: ¿Cuando te veo? (la de la última foto). Luego de saber de ellos y tener mi cuota de risa y nostalgia, me puse a la tarea de ponerme al día con algunos blogs que, de pana, tengo full olvidados, y me encontré con que Orsaí, un autor que leo desde que empezó pero al que no leía desde el año pasado, había publicado otro libro y lo puso en su site para que sus lectores lo bajen en pdf, cosa que de él siempre me ha parecido genial porque sus libros son un verdadero regalo y entre pensar en niños por el trabajo, en niños por los de mi familia, me encontré con este pedazo apenas empezando, que me engancho y me llevo en un viaje directo al pasado:

La traición es un terremoto en los cimientos del pasado, una segunda versión de tu propia historia que desconocías y que alguien (el traidor) ha modificado para que sientas vergüenza y te conviertas en un imbécil en diferido. La traición nunca ocurre ahora, en el momento, sino antes. Las manchas del recuerdo en la alfombra son quienes te señalan la ofensa. Si no tuviéramos memoria nadie podría sernos infiel, ni desleal, ni traicionarnos. 
Un chico que descubre la profundidad de la traición se queda, de golpe, solo en medio de una casa llena de juguetes sin pilas. Si los Reyes, que eran algo trascendental, no existen, entonces puede que no existan muchas otras cosas. La traición nunca viene sola: la escoltan, bravuconas y serviles, la sospecha y la incredulidad. ¿Seré adoptado? ¿Mi abuela también serán los padres? ¿Existe Mario Alberto Kempes, Dios, el carnicero Antonio, las milanesas de pollo? ¿Cuánto más me han engañado y han reído a mis espaldas? (Extracto del nuevo libro de Orsai. "El Pibe que siempre arruinaba las fotos").
¿Cómo se tomaban las cosas de niños cuando sabían que les habían mentido? Yo no recuerdo cuando supe que Santa Claus no existía. Por más que le doy vueltas a mis recuerdos no encuentro el día, ni la sensación ni nada que se le parezca aunque si recuerdo cuando se lo dije a mi hermano mayor: -Vamos a dormir que luego papá y mamá se tardan en poner los regalos- y aquel anormal empezó a llorar porque no eran ellos sino Papa Noel el que debía poner los regalos debajo del árbol y como seguía berreando como un animal herido, le hice la pregunta de las 3 mil lochas: -¿Que te importa más: Quien los traiga o Qué te regalen?- y bueno, lo de allí en adelante fue una cosa terrible.  Me llamo mentirosa al menos por un año más.
Ahora que lo pienso, nunca me importo si los traía el gordo de rojo o mis padres, a mi lo único que me interesaba es que debajo del árbol estuviesen los regalos que YO había pedido. Uno más uno. Punto.
Seguí con mi propio viaje y me dio un ataque de risa porque recordé cuando supe de donde venían los niños. Tendría como unos 5 o 6 años y lo leí en un libro que mi mejor amiga llevo al colegio y que las monjas le quitaron por ser algo indecente ("De donde venimos" y recuerdo que me pareció normal) pero mi extraordinariamente inocente hermano mayor aún creía en las abejas, las cigüeñas y todas esas pajas y cuando un amiguito le dijo como se hacían, él llego a casa con sus 9 añitos recién cumplidos gritándole a mi mamá y a mi papá en plena hora de almuerzo que eran unos COCHINOS!!! y yo me gane un chancletazo por reírme hasta que me saltaron las lágrimas tirada en el suelo burlándome de lo tonto que era en ese momento y porque si lo había traído la cigüeña él no hablaba francés sino italiano. Jodida inocencia la de algunos.
Como en todo viaje hay baches, también recordé la sensación de soledad al poco tiempo de ese episodio, cuando se llevaron a mi padre a la clínica y supe que no lo volvería a ver, mientras mis hermanos mayores lloraban desconsolados diciendo que todo saldría bien y yo termine consolándoles a ellos que no entendían porque yo no lloraba y porque decía aquello que era horrible para escuchar. La verdad.
Lo dicho, bendita y jodida inocencia la de algunos, sin importar la edad.
Eso me trae a lo que soy hoy y en el trato que tengo con los niños, sean de quien sean. Soy clara, directa, jamás les miento aunque a veces les omita verdades que no tienen porque superar en momentos que nos les corresponden y creo, con fervor que hay una diferencia gigante entre mentirle a un niño y hacerle creer en la magia, porque mi mundo cuando niña estuvo rodeado de magia, independientemente de que mi inocencia estuviese balanceada por un sentido lógico que a veces resultaba la mar de aburrido.
Son tan pocos los años de inocencia que tenemos para luego salir a un mundo tan real, donde hay que luchar con tanto aparatejo de mierda (ande o no ande, respire o no) que no veo razón para que los niños no tengan un principio de cuentos de hadas y que uno, siendo el adulto, se los prive.

No dejen de pasar por el blog y divertirse leyendo, tanto como si le conocen como si no porque el libro es una belleza. Pinchar acá.

A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, 
y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante. 
Oscar Wilde.

Algunas personas enfocan su vida de modo que vivan con entremeses y guarniciones. 
El plato principal, jamás lo conocen.
José Ortega y Gasset.

En la medida en que el sufrimiento de los niños está permitido, 
no existe amor verdadero en este mundo.
Isadora Duncan.

Buen finde para todos!

P.D: De fondo les dejo las canciones que me cantaba mi hermana mayor para que me durmiese, cuando era niña :)

18 comments:

Antonieta H. said...

Tu eres una malvada vale jajaja pobrecito tu hermano, yo de verdad o me acuerdo que sentí cuando supe que Santa eran mis padres pero no recuerdo ningún trauma, hoy de grande pienso como tu que es mejor no mentirle a los chamos aunque claro no ser tan ruda como eras tu con tu hermanito jajajaja.

Besitos enana bella, por cierto me hiciste acordar que hace tiempo que no leo a Orsaí.

er chepo said...

jajaja yo tambien aprendi por el libro de "de donde venimos" que estaba en la biblioteca de una tia.
Saludos y el playlist esta excelente, me gusta mucho Pomplamoose

Oswaldo Aiffil said...

Hola Nany bella! Este post tiene mucho de ternura. Los niños nos hacen tan felices. Verdaderamente me encantan este tipo de posts. Back to the future. Muchos besos Nany beeeellaaaaaaaaaa!

TORO SALVAJE said...

"aquel anormal empezó a llorar...", jajajjajajajajajjajajajajjajajajjajajajajaaajjajajaa
No he podido parar de réir, jajajjajajaaja


Besos.

TORO SALVAJE said...

reír!!!!!!

Rossy said...

Este post me paseó por la ternura, la risa y la verdad (como solo tú puedes decirla).

Te quiero un montón, capochina bella!

PD: Lo de Lorenzo es una exageración... ;)

More Baker said...

Ah qué fotos tan maravillosas!!!
Tú eres maravillosa...
Me uno a Isadora en su reflexión.
Besos.

Mariale divagando said...

Si el post fuese sólo las fotos de los peques, ya sería una belleza! Y sumándole lo que -tan magistralmente- has escrito, entonces hay que decir que es un post exageradamente bello!

Los niños tienen ese poder de hacernos sentir cosas que no encontramos por ahí en otra parte aunque busquemos. No sé, será que son tan puros, tan concentrados, aún sin diluir...


A Orsai lo he leído, aunque lo tengo en el abandono; cuando termine este comentario iré a visitarlo.



Sobre las cosas que descubrimos de niños, pues... Yo a los 3 años me enamoré como loca de los libros! Y a ese amor le debo TODO cuanto sé! De niña, los libros me explicaron detalladamente muchas cosas (como de dónde vienen los bebés), y en otros casos me prepararon para que descubriera cosas por mi cuenta atando cabos (como quién me traía los regalos en diciembre). Cuando me convenía gritaba mis descubrimientos a los cuatro vientos, cuando no, me callaba; por ejemplo, a los 4 años ya sabía el origen de los regalos, pero me hice la pendeja varios años más.


No me gusta mentir a los niños. Creo, como tú, que podemos evitar decirles ciertas verdades mientras no sea necesario, para qué obligarlos a cargar ese peso antes de tiempo? Pero si preguntan entonces es necesario decir la verdad! Es lo que hago con los niños, porque es lo que me habría gustado que hicieran conmigo; así me habría evitado la desconfianza que aún me acompaña, la certeza de que no debo preguntar nada porque igual me van a mentir. Y habría evitado también el tener que manejar sola cierta información que, por muy avión que haya sido la carajita, aún no le cabía en una cabeza tan chiquita y despeinada...

Sin perjuicio de lo anterior, me gusta pensar que aún no he perdido la inocencia, y me gusta tener la esperanza de no llegar a perderla... Perdí muy temprano la ingenuidad y la candidez (si es que en realidad las tuve alguna vez), pero la inocencia está ahí, y me siento muy agradecida por eso!

Genín said...

Mientras gozaba un montón leyéndote, no podía evitar pensar en Marialita, confeccionaba en mi mente una historia en la que ustedes eran dos hermanas...jajajaja
De verdad, no lo pude evitar...
De verdad....¿Ustedes no son hermanitas? jajaja
Mas tarde iré a leer el libro, me ha gustado lo poquito que has transcrito.
Besitos y salud

Capochoblog said...

Anto: Es que de pequeño era demasiado tonto, de pana :S

Bajate el libro que te va a gustar, es cortico y fácil de digerir.

Besos.

Er Chepo: Ese libro es demasiado bueno, no entiendo por que cuesta tanto conseguirlo.

Son un par de genios estos chicos.

Besos.

Ozzy: Los niños son lo mejor de nosotros, antes y despues.

Besos :)

Toro:... y eso que no conté cuando se electrocuto por meter una pinza en un enchufe y yo no paraba de reirme. Cuando aquello termino lo apode el pequeño Einstein... no por lo inteligente si no por como le quedo el pelo, jajajajajajajajaja

Besos.

Rossy: :)))))))))

Y yo a ti, mi enana!

P.D: Chama, a Loren ya no le queda la ropa de 12 meses. Es demasiado grande, demasiado gordo y demasiado cute!!!

More: Gracias mi bella :)
Ojala, jajajajaja, ojala :P
Nunca entenderé como una mujer que bailaba como ella, tenía su genialidad... pudo morir tan estupidamente por propia culpa...

Besos.

Mariale: Me sonroje, porque escribo sin pensarmelo mucho y luego publico y cuando vengo a contestar, pillo los errores que cometo, como las comas que no van donde debería o un porque que debio haber sido un por que...

Los niños, los niños deberían ser tesoro nacional en todas partes del mundo.

Te gustará muchisimo lo que ha escrito, es demasiado bello. A mi de él me encanta lo cotidiano y lo fácil que le salen las alegorias y la chispa. Es magico.

Coño, te imagino de pequeña pensando: me conviene, no me conviene... y aquellas margaritas jodidas, jajajajajajaja

No es lo mismo como se maneja la información a la que uno llega por medio propio que a empujones, ya es dificil de grande, de pequeño es terrible. Por ello los adultos deberían ser bien cautelosos.

Eres afortunada al sentirlo así. La mia, a veces se va de paseo y tengo que chantajearla para que vuelva y otras, no se quiere marchar. No lo se, es parte de la magia.

Besos.

Genín: Jajajajajajaja, ella es la hermanita madura, jajajajajaja y yo la papa frita :)

Te va a gustar y más si te empuja a leer, porque es pal compu :P

-Pato- said...

El mundo de los niños tiene que tener magia, sino a dónde la vamos a buscar los adultos?

Que magia no es mentira, con la que no estoy de acuerdo por supuesto. Los niños merecen la verdad, es mucho mas fácil que crezcan sanos así.

Me hiciste reir con tus historias :))

Besos a vos y a esos enanos preciosos que están en las fotos, tremendos ojazos tienen todos eh!!

(me encantó el fragmento del libro que recomendaste, me voy para allí)

calma said...

Pero que preciosidad de niños por dios, pa comerlos Nany. Abrázalos de mi parte.

PS.
No sé todavía nada, tengo el ordenador grande estropeado desde hace tres semanas, lo están reparando, funciono poco y con el portatil, aquí no puedo llamar, pero lo haré en cua to lo tenga en casa.
Besos y cariño. TQ.

Dady said...

Nana preciosa! le rompiste la ilusion de santa a tu hermano!!!jajajja y esos tesoritos de ahi arriba me pueden nana bonita!! te parece raro volvi no?,volvi inspirado, volvi cuando decis no vuelvo mas cierro todo y que se valla al carajo todo, volvi cuando alquien te dice que si, volvi cuando alguien te dice si te quiero, y volvi porque extraño esto, extraño sentirme lleno de mariposas y estupideces que yo solamente interpreto y si soy meloso o baboso o melancoloso cosa que yo invente sera asi, y siempre te estuve leyendo en silencio recordandote y mirando todo lo que hacias, no queria comentar porque me faltaba un poco de animo, hoy lo tube la niña de mis ojos me lo dio,,, besotes!!! te quiero Nana

Dady...

todoloquemepasa said...

Me encantó tu post =)

Capochoblog said...

Pato: La magia debería ser como el "testigo" que se pasan en las carreras :)

Pa´esos estamos, que no todo puede ser tan malo siempre :))))

Si, todos tienen los ojos gigantescos y aunque desde que nació siempre he dicho que Sophia tiene los ojos de Rasputin, ya luego Lorenzo se salto la barda con esas paraparas, de pana.

Disfrutalo! Besos.

Calmuchi: Les daré muchos besos por las dos dentro de muy poco :)

P.S: Apenas sepas algo, envíame un email para mantenerme al tanto, vale?

Besos, te quiero tontarrona :P

Daddy: El desaparecido!!!! Como estás corazón??? A mi hermano mayor le rompí la ilusión y la madre varias veces de niños y alguna que otra de chamos, gracias a Dios, hoy somos un par de viejos saludables, jajajajaja

Bueno, lo de interpretar tu solo, no te lo discuto, que a veces tus post son jeroglíficos :P Yo juraba que estarías full con tus clases, como va eso? Me alegra que andes enamorado, es la edad y te toca disfrutarlo mucho :)

Un Beso grande.

Todoloquemepasa: Muchas gracias :)

Saludos!

Fernando said...

un beso...

More Baker said...

Bueno sobre eso leí pr allí, no recuerdo dónde, que la historia de su muerte era otra, que realmente no se tenía la certeza de que hubiera muerto así (algo tan realmente absurdo, su propia bufanda) pero en fin esa es la que más se corrio e igual está muerta y eso no tiene vuelta de hoja.
Abrazos, querida... me reí mucho con el comentario que le hiciste a Toro.

Waiting for Godot said...

Hola Mi Nany, te quiero mucho. Es todo lo que tengo que decir para resumir lo que siento por ti. Ahora estoy en Buenos Aires,de nuevo, lunes arranco de viaje al fin del mundo. Besos.