June 16, 2008

Del amor, la terquedad y la causalidad...

María Badaraco fue una mujer interesante.
Para muchos una loca perdida (loca cu-cú, no de las otras) y para otros, como mi madre; tan solo una mujer con dotes paranormales a la que nunca le dieron la oportunidad de hablar.
María nació a finales de 1800´s y a principios del siglo 20 contando apenas con 15 años, la casaron a dedo como se hacía en esa época con un sr. muy mayor, altamente respetable y tan poderoso como la familia de ella.
Fue un buen negocio donde ambas familias pusieron su parte y salieron ganando.
María tenía una sensibilidad superior al resto de los mortales y en su primera noche de bodas, cuando el marido se estaba acicalando para el "acontecimiento" ella tuvo una visión y en su inmadurez y en su plena creencia de que al marido había que contarle todo, lesoltó que habría paz en Europa entre los países en guerra.
Le contó como vio una mesa con altos mandatarios a su alrededor y como se izaban muchas banderas de todos los países que estaban allí, en esa mesa reunidos.
Le dijo como punto final que lo que firmaban ese día sería llamado "El Tratado de Versalles".
En ese entonces la primera guerra mundial no se había siquiera gestado aún cuando ya Alemania daba visos del camino que seguirían.
El marido la miró con cara de listo, la hizo recoger todas sus cosas luego de llamarla de mil maneras y la devolvió a la casa paterna alegando que el no estaría casado con una atorrante visionaria de ninguna manera.
- Yo quería una esposa, no una bruja!-.
Dicho esto y siendo él una persona de peso en la comunidad, la familia de María optó por callarse la boca para evitar que el escandalo se hiciera público (pensaron quizás, que con el matrimonio ella tal vez superaría sus visiones al estar ocupada atendiendo un marido e hijos) y al fallar el matrimonio inmediatamente recluyeron a María en una antigua casona familiar donde iban a parar todos los familiares que ya estaban muy viejos o locos, o lo que fuese.
Lo cierto es que María quedo allí ajandose, años tras año; sin saber ni entender jamás el porque del destierro familiar.
Mi madre se mudo a la ciudad en donde estaba María cuando tenía 19 años e iba a cursar la carrera de medicina y como toda leyenda urbana que se precie, lo primero que conoció de ese lugar aparte de la plaza Bolivar fue "la historia de María B".
Ella me cuenta que nunca reparó en ello porque pensaba que no podía ser cierto que una familia desterrará a uno de los suyos por no pensar igual o por ser algo distinto, hasta que ella paso por lo mismo.
Mi abuelo que había sido adoración con su hija (mi madre) toda la vida; quería tener un médico en la familia y ya le había sido suficiente con que su primer hijo varón abandonará el seminario para casarse a escondidas con tan solo 17 años (matrimonio que inválido de inmediato y que mi tío igual volvió a reanudar una vez cumplidos los 18 años) así que cuando mi madre al finalizar el primer semestre le comunicó que no le gustaba la medicina y que se había cambiado a sociología, ocasionó una eclosión familiar y término perdiendo cualquier ayuda económica en toda su carrera y hasta el derecho a tan siquiera saludarles o ir a su propia casa.
Así fue que le tocó trabajar, hacer suplencias, dar clases, medir hasta el pan que se llevaba a la boca para poder continuar con lo que ella quería hacer y nada ni nadie, según ella y sus escasos años; se interpondría.

Como siempre fue aplicada y buena alumna por demás, me contaba que cuando todos sus compañeros estaban alucinando, estudiando para finales, ella podía darse el gusto de irse a la playa a no hacer nada o a trabajar para tener más recursos.
Pero como toda causalidad en esta vida, cada vez que pasaba por la casa de los Badaraco sentía una especial inclinación por conocer la verdadera historia de María que según le decían aún estaba viva.
El plan se fue gestando en su cabeza hasta reunir a cinco de sus amigas mas osadas y se fueron hasta allá, armadas de galletas y con cuestionarios de preguntas que hacerle a la visionaria.
La pregunta más importante de la agenda: Me casaré alguna vez? tendré hijos? seré feliz?
(Que esperaban? eran los años 60 en la Venezuela casi de anteayer!!!)
Llegó el día y armadas de un valor carente de valor, se enfilaron una tras otra empujándose y sudando la gota fría preguntando quién sería la primera.
Como siempre en todo grupo hay una valiente. La de este grupo se llamaba Ester. Niña rica y osada que no le temía a nada.
La excusa para entrar al lugar fue que como eran muy caritativas y todas esas tonteras, querían pasar una rato alegrándole la vida a los viejitos y con eso, convencieron al personal que vio en ellas el chance de tener algo de descanso.
Preguntaron por María y cuando la vieron, ninguna podía creer que aquella belleza antigua pudiese haber estado encerrada durante tanto tiempo.
Mi madre me dice que aún no ha visto en su vida a una mujer más hermosa, dulce y culta como aquella señora.
Sus ojos eran vivos y llenos de vida y apenas las vio, les sonrió y les pidió que se acercarán hasta ella y de una vez sin mayores miramientos, les pregunto:
- Quién de ustedes será la primera?

Todas se miraron sin saber que decir y Ester como siempre dijo que sería ella y María la miro directamente a los ojos y le dijo: - Vas a entrar sola o quieres que tus amigas se enteren de lo que solo tu sabes?
Joder!!!
- Entro yo sola- contesto ella- Dejando a todas sus amigas con la interrogante de qué podría ocultar si supuestamente se conocían al dedillo.
Cuando E salió de allí, iba bañada en lágrimas pero decidida a hacer algo.
Un algo que luego les comunicó a su grupo de amigas que quedaron de una pieza al conocer aquel secreto casi de estado que María le espeto en la cara sin haberla visto nunca pero como si la hubiese seguido como si de una sombra se tratase.
Con miedo y algún resquicio de duda, una a una fue entrando y de última quedo mi madre, siempre un poco más analítica que el resto de su grupo, pensando en mil teorías sobre el inconsciente colectivo y esas zandeces con las cuales podemos responder a cualquier hecho insólito con el que nos topamos en la vida.
Cuando entro a la habitación, mi madre me dice que solo había una pulcritud exacta, María delante de una mesa con un mazo de cartas sin partir y otra silla.
Se sentó con nervios y María le dijo: - No me tengas miedo, no a mi. Fuerza es lo que necesitas para enfrentar todo lo que se avecina. Veo muchas lágrimas-.
- Ufffff, Si así empezamos- pensó mi madre- voy hecha!
Su primera pregunta fue sobre su carrera que era lo más importante y el motivo de esa visita.
En ese momento estaba pensando en que apenas terminase la carrera quería empezar algún post grado o alguna otra cosa completamente distinta.
La respuesta fue definitiva y sin mirar las cartas: - No. Jamás obtendrás más título que el de esposa y madre-.
La cara de mi madre fue un poema: - Con razón te encerraron! Estás loca!-
Y María con toda la calma del mundo le dijo que no era por loca que estaba allí y paso a referirle el porque de su encierro.
Mi madre contaba que cuando María hablaba de su vida lo hacía sin quitarte los ojos de encima, directa y abiertamente, con el corazón en la mano, pero cuando hablaba de ti; su mirada se perdía en tu frente y cuando iba más allá, su mirada se perdía en tu primer chakra.
- Era como si viese una película exacta donde el error no cabía- es lo que me dice hoy en día.
Ese día María le dijo a mi madre que: "se enamoraría perdidamente de un hombre mayor, padre de cuatro niños, viudo y divorciado. Que por esa razón mi madre no se casaría en su casa y tampoco por la iglesia.
Que por él no terminaría su carrera ni podría terminar ninguna de las que intentase empezar. Que para sus padres sería una afrenta el matrimonio con el italiano. Que sería un hombre de pocas palabras pero un hombre justo.
Que sostendría ese matrimonio por amor hasta que fuese demasiado tarde. Que quedaría viuda muy joven".

A todas estás mi madre estaba a un paso de darle con la silla en la cabeza para que de verdad enloqueciera la buena señora, pero se contuvo.
Se levanto de la silla, le dio las gracias, le dejo unas galletas que debieron haberse vuelto migas en sus manos de tanto apretarlas y cuando llego a la puerta, María le soltó: - Llorarás mucho pero eres tan terca. Lo reconocerás apenas lo veas a los ojos y cuando te pida matrimonio te acordarás de mi y aún así le dirás que si. Recuerda siempre, la clave será el reloj cartier de oro y el anillo con diamantes como compromiso, ambos el mismo día y luego de eso, el día 11-.
Mi madre se reunió en el patio con todas sus amigas, que se encontraban una más impresionada que la otra.
Salieron de ese lugar como alma que lleva el diablo y mi madre se jactó todo el camino de que a ella no le había dicho más que patrañas.

- Es una loca de remate y por eso está encerrada!-.
Pasaron 4 años desde esa día cuando mi madre entro en la recta final de su carrera y empezó a trabajar en su tesis de grado. Atrás habían quedado todas las palabras dichas por María.
Como los dueños de la pensión donde vivía la veían tan metida en los libros, la invitaron a cenar para conocer a un primo que venía de visita.

Ella no tuvo que pensar mucho; entre ir a casa de sus padres y pasarse un finde sin hablar o quedarse a adelantar la tesis y cenar rico, le pareció mejor opción la segunda.
Cuando se sentó esa noche a la mesa, iba tarde y todos estaban allí.
Se excuso, saludo y... se perdió en los ojos azules de ese extraño que le sentaron delante.
No podía dejar de mirarlo y él a ella tampoco, aunque la seriedad de ambos se impuso.
Ella siempre habladora inteligente, enmudeció y el siempre tan serio y callado, hablo un poco de más.
Antes de marcharse esa misma noche, él le pidió permiso para escribirle y le dio un beso en la mano.
Mi madre se jodio ese día, pero ella no lo quiso ver... se había enamorado hasta el tuétano!
Pasó un mes a punta de cartas hasta que el italiano llegó un buen día y le pidió matrimonio y como obsequió le entrego un reloj cartier de oro y un solitario engarzado en un aro de plata.
Aún con las "coincidencias" que le hicieron ver sus amigas con lo que le había dicho aquella bruja, ella no quiso darse por enterada.
Le comunicó a sus padres la decisión de casarse y ellos pusieron el grito al cielo. Fin de la conversación familiar. Para mi madre el amor pudo más.
Se caso a solas con mi padre en un juzgado cualquiera lejos de su casa y sin vestido blanco.
El tenía 38 años, era viudo y divorciado, con 4 hijos pequeños de su primer matrimonio. Nacido un 11 de marzo de 1931 en Nápoles, Italia.
Al mudarse juntos le pidió que dejase para luego la carrera mientras el matrimonio se adaptaba.

Luego de adaptados, empezó tres carreras más mientras estuvieron casados pero el peso del hogar y de los hijos fue más fuerte.
Mi madre lloro mucho en su vida de casada porque le costo mucho luchar con la sombra de la primera mujer de mi padre hasta que obstinada y más madura le pidió el divorcio a finales del mes de junio de 1980. Mi padre le dijo que aceptaría separarse pero que solo muerto le concedía el divorcio.
Y lo cumplió, mamá quedo viuda el día 11 de julio de 1980, luego de 11 años de matrimonio.
Al tercer día que mi padre tenía enterrado, su mejor amigo le confeso entre lágrimas a mi madre que mi padre la adoraba, que jamás había amado a ninguna mujer como la amó a ella, pero nunca supo decirlo aunque lucho todos los días para que ella lo notará y este hombre le dijo que mi padre había llorado mucho en los días en que mi madre le pidió el divorcio, pero que no sabía como hacer para entenderse y cambiar porque delante de ella que siempre había sabido manejar las palabras, se sentía enmudecer.

Ese día mi madre lloró tanto como le amó y decidió que no se casaría más nunca porque se debía a sus hijos y a todo lo que se le vino encima luego, que no fue fácil.
Tenía apenas 32 años.
Han pasado 28 años de ese día y aunque ahora, cada vez que recuerda a mi padre lo putea por haberle arruinado la vida, siempre termina diciendo: - Pero que digo? Soy tan terca que me volvería a casar con él las veces que fuesen necesarias solo por conocerle de nuevo y por tenerlos a ustedes.

María tenía mucha razón... Mi madre, es terca como una mula cabreada.

19 comments:

TOROSALVAJE said...

Que guapa es tu madre, ya sé de donte te viene.

Es una historia digna de Macondo.

Y para terca tú no quedas corta...

BEsos.

Capochoblog said...

Toro: Gracias pero no me da pena decir que: Mi madre es muchisimo más guapa!!!.

Como casi todas las historias locas de mi familia.

Y sobre la terquedad que es cierto, se hereda... pero tu no te quedas atrás, eh!

Besos Bicho.

calma said...

Que historia más preciosa Nany, me parecía un cuento, parece imposible lo de la bruja... qué fuerte...
Tu madre es muy bella, tiene ojos de inteligente, como la hija...
Disfrútala mucho mi niña... una madre es un tesoro.
Besos mi ternura...

Angela said...

Ayyyy dios NANY que historia!!!! lo que me faltaron fueron las cotufas, demasido sorprendente esta historia!!! Naguara que locura, me imagino a tu madre en esos momentos!!! cada vez que se le daba algo que verdaderamente concordaba con lo que la Senora le habia dicho!!! It's too much!!!... Que increible de verdad...

More Baker said...

Qué historia más, más... romántica y triste, porqué no decirlo. Cuando comencé a leer recordé "La casa de los espíritus" por María, digo.
Hay cosas tan significativas e inolvidables que uno gustoso volvería el tiempo atrás. Pero no es posible.
Mientras leía también me pregunté si María estaría viva, niña, a ver qué me dicen las cartas, porque este que pasa en la VV, está más pelao que... (no eso no lo diré, jeje)

Linda tu mami, hermosa. Como tú.

Mi abrazo. Gracias por este post... eres ta n generosa por compartirlo con nosotros!!

Lena said...

Qué empecinado es el amor...

Me encantó!

(Nany...mil gracias...te contesté a tu correo...un cariño)

Waiting for Godot said...

No sé como decirlo, sin que suene a jalabolismo puro, pero este tipo de cosas hacen que te quiera cada día más mi Nany, tienes esa manera de llevarnos al cielo y a la tierra de una y sin pasar por Go y cobrar los 200. TQM, tu madre es una mujer hermosa y estoy de acuerdo con el Toro, de allí te viene, la terquedad también jijiij (que lo sé YO!) :)

Nany, es cuando te pones así, tan cerquita, que me doy cuenta porque estamos tan unidas, somos muy afines (no solo el Hello Kitty nos une, también este tipo de historias que pasan en nuestras familias y como dice Toro parecen Macondo!)

Besotes.

Yolanda Fernández said...

Nany, me quedé "pegada" a la historia. Si la referencia a María Badaraco me amarró, la evolución de tu mami me dejó pasmada. Quién lo diría, se cumplió la profecía... esas cosas me impresionan porque la "vida es un perpetuo secreto"... y atar los cabos "después de" es un trabajo para magos, sin duda...la vida, la vida,la vida...quién pudiera conocer sus instrucciones...NADA DE NADA, la vida es una vaina rara...
Un gran saludo.

-Pato- said...

Ay Nanyyyyyy!!!!!!!!

Morí con este relato, tiene todo lo que tiene que tener un relato imperdible, de esos en que apoyás los codos en las rodilas, abrís los ojos y los oídos (porque mientras te leo es como que te escucho, aunque no conozco tu voz imagino tu acento :) y me encantó!!!!

Ahora le hago un marquito y va a la pared de los textos mas bellos que te leí.

Besos

El éxodo said...

Una historia preciosa, pese a las lágrimas.

Y sí, en esta vida ser diferente se paga.

Alguien me dijo hace un par de días que si la vida es dura, más dura era ella. Es lo que piensa la mayoría. Yo, en cambio, pienso que mientras más dura se vuelve la vida, más ternura debemos enfrentarle. El precio de pensar así es alto, pero es preferible a la insensibilidad del cuarzo.

Besos.

Capochoblog said...

Calma: No era una bruja de esas que leen tabaco, miran bolas, etc, nada que ver.
Era una sra. que solo ponía las cartas allí, era la excusa que tuvo que poner delante para explicar el porque ella si veía lo que para el resto del mundo estaba vedado. Pero nada más lejos de ella que el concepto de bruja.

Debo reconocer que nuestras miradas coinciden aunque la percepción la mayor parte del tiempo difiere.

Besos mi Capocha mayor.

Angela: jajajaja (me dio risa lo de las cotufas)

Solo basta ver la vida y sus historias mi niña...

Besos.

More: En todos nuestros pueblos y corazones tenemos una casa con espíritus, es parte de nuestro acervo cultural.

Así es... pero no se puede...

No, María ya no está...

Gracias a ti mi viejis, :) Besos.

Lena: Lo es... cuando es muy de verdad o cuando es muy de mentira... los terminos medios nunca se empeñan, lo habías pillado?

:)

(Lo leí ayer. De nada).

Besos.

Wait: jajajajajajajajajajajajajaaj
jajajajajajajajajaajajjajajaajajja
jajajajajajajaajajjajajajajajajaja

TU JAMÁS podrás caer en esos términos y menos conmigo que te conozco :))))) (aún me estoy riendo).

Nuestra terquedad en la familia (para lo bueno y para lo malo) es temeraria :)

Besos mi pioja desde nuestro Macondo tan particular.

Yolanda: Pues si, la vida es una vaina rara y hay gente que nos la puede contar antes de que se suceda.

Besos.

Pato: Tu comentario me dejo con una sonrisa que no se me borra :)))

Besosssssssssss!!!

El Éxodo: Si lo fue, es una de esas historias que hacen historia.

Ser diferente es una crueldad... para uno o para el resto del mundo... porque siempre alguién sale jodido. Pero es necesario para muchos como el aire que respiran.

Eso.

Besos :)

César said...

Nani, que historia tan bonita...
no puedo decir ams ada, quede mudo...

besos

CHJ said...

Que belleza Nany....muy bonita tu historia. Me conmovió...

Angela said...

Sabes??? que despues que termine de leer el post me recorde de waiting, y es como ella dice, ustedes tienen algo en comun (claro esta, desde esta esquina) es este tipo de hechos que ocurren en su familia, que son super increibles, y dejan a uno pensando!!! asi como: " de verdad ocurren ese tipo de cosas??? parece magia"...
Besos Nany.

Capochoblog said...

Cesar: :)
Gracias mi niño, gracias.
Besos.

CHJ: Preciosa mia, te mando muchos besos!

Angela: Casualmente estuvimos hablando mucho sobre esto y si, tenemos muchas coincidencias preciosas mi pioja y yo.
Y recuerda lo que decían las abuelas..."De que vuelan, vuelan"

;)

Besos mi negra bella.

DeaBea said...

qué historia Capocha! y muy bien contada!
EL AMOR ES DIFÍCIL DE VIVIR NO?

Capochoblog said...

DeaBea: Muchas gracias ;)
El amor es lo más díficil de entender pero es para mi, lo que hace girar al mundo, en toda su gama.
A veces pienso, que es la única razón de ser.
Besos y sientete en casa cuando gustes.

picao said...

Se me arrugó el alma y me hiciste sentir muchas sensaciones. Gracias por estar. Te espero siempre.
Besos

Nany said...

Picao: Mi Cristiano favorito!!!
Ya te extrañaba de aquí a allá y de vuelta.
Tu ordenador y yo tendremos problemas técnicos te voy avisando.
Lo mismo digo :).
Yo también te quiero.
Besos.